All posts tagged política

Si no cuentan lo que tú quieres, mata al mensajero

España es un país donde se mata al mensajero, sea sincero o no, esté dominado o no por su empresa. El último ejemplo es la crítica de Pablo Iglesias contra un periodista de El Mundo, un buen ejemplo de que no importa quién sea el supuesto ofendido de turno, todos, independientemente de su ideología o condición, no soportan las críticas. Lo malo es que esos mismos medios enajenados con Pablo Iglesias no mueven un dedo cuando son otros los que zapatean sobre la dignidad del oficio periodístico. 

Europa, el ídolo caído

Es la segunda vez que escribimos esto, y cada vez hay que hacerlo con más tristeza. Europa ha muerto por suicidio colectivo de sus ciudadanos, incapaces de avanzar al compás del mundo, ensimismados en su nacionalismo, tópicos, racismo y falta de ambición. Ha olvidado los valores que la hicieron grande y diferente, y al hacerlo traiciona su naturaleza. Eso es morir.

¿Brexit sí, o Brexit no?

Hay dos formas de afrontar la victoria de David Cameron para sacar parcialmente a Reino Unido del cogollo europeo: en negativo, porque abre brecha en el núcleo de valores comunes de la unión y por ahí se puede colar de todo hasta quebrar la UE, o en positivo, con la esperanza de que Cameron pierda el referéndum del 23 de junio, Londres se vaya de la UE y nos libremos de una maldita vez de los ingleses euroescépticos. Vamos a ver pros y contras de las dos posibilidades.

Cultura, mala hierba

1

El primer post del año y sigue siendo triste. Está a punto de terminar el primer mes del año y la lista de caídos en combate ya es tan grande que casi abarcaría la de todo un año. Caen las voces y mentes de las artes y la música, pero no cambia la tiranía fiscal que asfixia a toda una cultura. La cual, por cierto, sobrevive como puede, porque para los que llevan las varas de mando es una mala hierba, que nunca termina de morir. 

Macedonia de Frutas: lo que debería pasar y no sucederá

1

Esto no es un análisis de las elecciones del domingo; no merece la pena, ya hay tantos analistas como seleccionadores nacionales, así que mejor no perder el tiempo. Pero sí es una queja y una profecía sobre lo que no necesitamos y lo que seguro que va a ocurrir: nadie será capaz de llegar a un acuerdo, a pesar de que esta situación de ingobernabilidad es justo lo que hace falta para que el país pueda progresar. En la necesidad y el caos nace la situación perfecta para que sean los ciudadanos los que cambien el país. Sólo ellos pueden hacerlo, no sus delegados plenipotenciarios que jamás obedecen.

La Ilustración aún no ha terminado

Somos todos hijos de un siglo tremendo, el XVIII, una explosión cuyas ondas todavía se sienten hoy. En su fase final, tan importante casi como todo lo anterior y posterior, se produjeron los movimientos políticos, sociales y culturales que nos definen. Pero ese siglo estuvo marcado por la Ilustración, cuyos valores supuestamente quedaron como legado, pero que a día de hoy todavía no se han cumplido en realidad.

Ingrata, amargada y envejecida

1

Europa no aprende. Mientras sus naciones (algunas casi milenarias) envejecen sin remedio las mal llamadas élites discuten del sexo de los ángeles como los bizantinos durante el cerco a Constantinopla. Para ser un continente forjado a golpe de mestizaje la intolerancia hacia los inmigrantes es realmente absurda. No hay problema que no se pueda resolver con inteligencia. Sería además la llave para un futuro: quien sea capaz de asimilar a esa gente y darle un lugar en Europa acorde con la tradición de la propia Europa será quien gane el futuro.

En un mundo mejor…. (rellenar al gusto)

1

Vivimos en un mundo desequilibrado y sin armonía, donde los detalles mandan sobre el todo, la forma sobre el fondo, donde los intereses particulares parecen ser la única vara de medir y donde el individuo es sistemáticamente etiquetado, agrupado y empujado en una y otra dirección sin que sea tenida en cuenta su voluntad. Por eso, de vez en cuando, hay que soñar un poco y dibujar castillos en el aire, para que al menos tengamos todos un destino por el que remar y bregar.