CORSOEXPRESSO

Es cierto, somos un país de ceporros

pizarra_con_ecuacion

Una buena demostración de cómo los símbolos y las tradiciones pueden arruinar intelectualmente a una sociedad está en la peculiar relación de España con la ciencia, radiografiada por una autora que, por una vez, ha dado en el clavo.

Se acabó la fiesta (pero de verdad)

1
se_acab_la_fiesta

Olvidém0nos de la cultura por un momento, porque si no hay dinero no hay cultura ni conocimiento. España se acaba de endeudar hasta las cejas durante una larga década más.

Blancanieves se cabrea

para blos 2

Los cuentos populares, o los que son tan clásicos que casi parecen populares, son como un calcetín: para darle nuevos bríos sólo hay que coger una punta, tirar un poco, darle la vuelta y a ser posible coserlo con otros mitos populares.

Hablar de ciencia nunca es una pérdida de tiempo

a

Hace algún tiempo nos dijeron, como una crítica, que hablar tanto de ciencia a la gente no le interesaba, que los blogs no eran nada ni representaban nada en el fondo. Está visto que la inteligencia nunca es bien recibida.

Cuando jugar es cultura

adslflkdsaf

Shigeru Miyamoto, creador de Mario Bros, el juego más vendido y con más versiones de la Historia, es el nuevo Premio Príncipe de Asturias de la Comunicación. Y por supuesto, la caverna ha rugido en contra.

Cuando la TV es cruel (o muy justa)

jkadskjasdklñdsa

Con la que está cayendo quizás no sea muy lícito preocuparse por el futuro de un “pequeño millonario” como Andreu Buenafuente, pero lo cierto es que lentamente se degrada el que es, todavía, el mejor showman español. Es decir, adaptarse o morir.

Otro grande, Fuentes, que se nos va

CARLOS FUENTES 7776666

Otro más que se nos va. Carlos Fuentes ha muerto y México, en uno de sus peores momentos como nación, pierde un poco más de su autoridad moral. El autor que mejor retrató parte del alma contradictoria de los herederos de mayas, aztecas y criollas, 

La Peste Idiota (de nuevo)

peste negraaaaaa

En estos días en los que protestar por algo es pecado, en los que a cualquiera que no acepte la realidad como si estuviéramos en el annus domini de 1200 se le quema simbólicamente en las portadas de la prensa agonizante, en los que las correas de perro se aprietan en los cuellos, merece la pena recuperar una de las mejores entradas de la primera época de este blog.