Cuando algo se hace muy muy grande siempre terminan por aparecer cortesanos de los medios que creen saber de lo que hablan, y si no, no importa, porque pueden contaminar con ideas extrañas algo tan bien construido como un personaje de cómic.