Imaginación para poder ir un poco más allá, la industria cultural y la economía del conocimiento son las dos llaves de la puerta que no se abre si no es con materia gris añadida.