Censurar el arte, sea bueno o malo, es como tirar un boomerang: acaba siempre partiéndote los morros cuando viene de regreso.