Si ser emprendedor en España es poco menos que un milagro despreciado, imagínense lo que es ser científico, esa rara avis que no termina nunca de darse cuenta que debe imitar a las cigüeñas.