A los españoles no les gusta pensar, y eso el Gobierno lo sabe y por tanto reduce la Filosofía de entre las asignaturas en ese cadáver legislativo que es la nueva ley de educación.