Empezamos a repetirnos, pero la persistencia es una virtud contra cabezas duras: cada euro en ciencia cuenta, tiene sentido y no debería ser racaneado con excusas hipócritas.