“Una persona sin imaginación es un eunuco mental que no aporta nada a sus semejantes”: es una frase atribuida a Jules Renard en pleno siglo XIX y que define a la perfección las reacciones a ‘The Hobbit’ por la crítica y el público.