Al común de los mortales no le importa la filosofía. Mucho menos si no le encuentra una utilidad final, porque lo que importa es tener armas, las que sean, para competir y superar al resto.