Contaba Thomas Hobbes, quizás el filósofo que mejor ha entendido la naturaleza humana (sin cursiladas, sin excusas ni coartadas), que los limites de los débiles y oprimidos son tan volubles como las nubes en el horizonte.